El boom de los juegos sociales

El boom de los juegos sociales
Seguro que te has juntado con algunos amigos y has
echado alguna partidita a alguno de esos juegos con los que todo el mundo se
divierte sin muchas complicaciones. ¿Estamos ante un fenómeno transitorio o este
tipo de juegos han llegado para quedarse?
Comentarios

Los llamados videojuegos para todos los públicos o
también juegos sociales hacen
furor en tiendas especializadas y grandes superficies. Todo el mundo parece
ahora querer hacerse con una videoconsola y jugar junto al resto de la familia
a unos títulos que aún no sabemos si han llegado para quedarse y cambiar el
mundo o bien son sólo una moda pasajera.
Lo que no tengo nada claro todavía es si esto va a ser
uno de tantos fenómenos puntuales de los que luego nadie se acuerda pasados
unos años o bien va a suponer un cambio definitivo y permanente en la forma de
concebir un título. Un ejemplo de cambio permanente fue en su día la aparición
del juego online, pues actualmente todo juego que se precie (y sea del género
adecuado para ello, claro) ha de contar con su correspondiente modalidad
multijugador para no quedar "cojo" en cuanto a jugabilidad y sea
vapuleado públicamente por parte de los medios especializados.
Pero centrándonos en el tema de hoy, es evidente que
los juegos sociales están de plena
actualidad: en las fechas en las que nos encontramos no hay manera de conseguir
una Wii por ningún lado y ni mucho menos un Wiimote;
hecho que demuestra el ansia acaparadora del gran público (señores, ya no
compramos videojuegos únicamente los cuatro frikis de siempre) y el
crecimiento desmesurado de este mercado que cada vez es más atractivo para las
empresas.
Obviamente este no es un campo iniciado ni
explotado unicamente por Wii, pues ejemplos como EyeToy, Buzz, Scene It, Brain training o el propio Nintendogs
(el claro iniciador del giro dado por Nintendo en los últimos meses) son otros
ejemplos de "juegos sociales" que permiten ponerse delante de la
videoconsola a personas sin ninguna experiencia previa en el sector.
Ahora el resto de desarrolladoras (ya no sólo las
first party) se han apuntado al carro
de crear juegos muy manejables y de baja dificultad para que cualquier persona
pueda convertirse en un cliente potencial. Esto a los jugadores de toda la vida
no termina de hacernos gracia, pues nos da la sensación de que una vez más
priman los intereses comerciales sobre los propios jugadores.
Sin embargo, es muy posible que esos mismos
jugadores recién llegados al mundillo se aburran pronto de los videojuegos,
arrinconen sus consolas y vuelvan a sus hobbies cotidianos. Tal vez si eso
ocurre las compañías vuelvan al modelo que se ha seguido hasta ahora, pero
también corremos el riesgo de que haya un flujo habitual de jugadores
temporales que conviertan a los videojuegos en un simple producto de usar y tirar haciéndonos perder mucho
de lo ganado a lo largo de todos estos años.